Cuando hablamos de talla nos referimos a la forma que el lapidario obtiene al cortar esa piedra preciosa en concreto. En el caso de la Esmeralda, la talla que por excelencia valoriza su magnífico color y permite que la luz entre en la piedra y refleje el entero “jardín” (ver articulo sobre inclusiones) es la talla que toma su nombre: la talla esmeralda.

Como se puede apreciar en la foto, es una forma rectangular, alargada para permitir que la luz filtre y se pueda ver en su interior, facetas escalonadas y con las esquinas cortadas.

El lapidario decide en base a diferentes factores cuál es la mejor talla para una Esmeralda. En nuestro Estudio Joyero además de comprar Esmeraldas sueltas de cualquier talla, también podrás elegir la piedra preciosa que más encaja en tu idea y junto con nosotros diseñar tu joya.

Este sitio web utiliza cookies y solicita sus datos personales para mejorar su experiencia de navegación.